ESTRATEGIAS CALMANTES PARA LA ANSIEDAD Y LA IRA – Siempre por Salud

ESTRATEGIAS CALMANTES PARA LA ANSIEDAD Y LA IRA

Descubrí que no puedo hacer mucho para evitar el aumento de fuertes emociones negativas: ira, pánico, miedo, ansiedad, frustración, tristeza, desesperanza, resentimiento. Sin embargo, he encontrado algunos consejos que me ayudan a detener una caída hacia abajo. Lo llamo «calmar la calma».

Las emociones negativas son a menudo justificables, especialmente en entornos emocional o físicamente tóxicos, y en aquellos días en que parece ocurrir una calamidad tras otra.

Pero reflexionar sobre lo que causó los sentimientos o actuar impulsivamente cuando estoy en un estado negativo no hace nada para arreglar la situación y te envía por un camino que quizás no quieras seguir.

Midwinter parece traer más de estos estados que otras épocas del año. Sin embargo, puede suceder en cualquier momento.

CALMANDO LA CALMA

Cada una de mis estrategias calmantes comienza con 1. notar la sensación creciente, 2. nombrarla, luego 3. intervenir rápidamente para restablecer el equilibrio emocional.

En mi experiencia, «llamar a la calma» es motivador porque cada técnica implica autoconciencia y elección. Cada una de estas estrategias está disponible de inmediato, no cuesta nada y no requiere capacitación.

¿Por qué calmarse?

Hay buenas razones para muchos de nuestros sentimientos, positivos y negativos y en el medio.

Los fuertes sentimientos negativos evocan una cascada de respuestas fisiológicas que nos permiten responder rápidamente a una amenaza genuina. Pero si se les permite supurar, las mismas respuestas ponen en peligro nuestra salud.

Además, albergar emociones negativas nos hace sentir mal. No es casualidad que nuestras palabras ira, ansiedad y angustia compartan una raíz antigua común, que significa estrechar, apretar o ahogar. Sostenido, los sentimientos negativos reducen mi perspectiva, reducen mis opciones y ahogan cualquier alegría posible desde el momento.

PRUEBE ESTOS CONSEJOS CALMANTES

  1. Toma un respiro (o 10). La respiración es una de nuestras mejores herramientas psicológicas y fisiológicas. Siempre está disponible y, practicado conscientemente, ejerce efectos positivos inmediatos tanto en el cuerpo como en la mente. 
  2. Contar. El viejo consejo de mamá de «contar hasta 10» realmente se mantiene en momentos de gran estrés emocional. No solo reenfoca la atención, sino que también su función de ordenamiento tiende a mantenerme avanzando con la tarea en cuestión o con una respuesta tranquila y apropiada a la situación.
  3. Solo quédate con la incomodidad. Alguien una vez me dio este valioso consejo: “Nadie murió por un sentimiento fuerte. A veces, simplemente sentarse con su incomodidad y no hacer nada es el acto más poderoso de todos ”. Esto es diferente de la represión, porque he reconocido el sentimiento creciente y lo he nombrado. Considero que nombrar una herramienta psicológica poderosa porque me da cierta distancia del foco de mi incomodidad, por lo que no me identifico completamente con ella. Me siento enojado, pero no soy la ira.
  4. ¡Detener! A veces, simplemente interrumpir el sentimiento negativo con una orden severa para dejarlo funciona de maravilla. Porque todo lo que tengo que hacer para evitar cualquier daño por aferrarme a un sentimiento, en realidad, es simplemente detenerlo.
  5. Movimiento. El movimiento físico intencional (un giro rápido alrededor del estacionamiento o la entrada de la casa, unos cuantos saltos) atrae la atención hacia los músculos que trabajan en lugar del caos mental.
  6. Risa. Reír, incluso cuando no te apetece, reduce de manera considerable las hormonas del estrés y afecta positivamente la función inmune y los sistemas cardiovasculares. Los investigadores dicen que la risa es contagiosa y funciona mejor en compañía de otros. Pero reír solo también funciona. La risa falsa funciona. Incluso anticipar una experiencia humorística confiere beneficios para la salud. 
  7. Gime, grita o chilla. La gente gime instintivamente en las garras de la emoción fuerte. Pero estoy hablando de gemir intencionalmente, solo para romper el control de una emoción negativa. Funciona de maravilla para mí. Hago la mayor parte de mis gemidos y chillidos en mi auto (solo), donde no me siento cohibido. Los gemidos y los chillidos alientan una respiración más profunda y completa (ver anterior), y a veces se transforma en una risa hilarante (ver anterior).
  8. Se alegre. Finalmente, cuando puedo recordarlo, tomo el consejo de las primeras líneas del maravilloso poema de Carl Sandburg, «Alegría»:
Loading...